Una pregunta muy frecuente que nos hacéis en Tam Tam Percusión es: ¿Cómo puedo limpiar mi gong?

En internet hay docenas de videos sobre este asunto, algunos de reconocidos personajes como Vikrampal Singh y de fabricantes como Broden Oetken o Tone of Life. Los propios productos de limpieza explican claramente cómo deben utilizarse, así que abajo os pasamos los links de algunos de estos videos por si os interesa verlos.

Empecé a tener contacto con el gong en mi época de estudiante en los primeros ochenta y durante todo este tiempo he limpiado docenas de gongs de todo tipo y estados. Así que voy a explicaros mi experiencia y cómo soluciono los diferentes problemas pero por supuesto, seguro que existen otras soluciones tan válidas como las que explicamos aquí, pero estas son las que he utilizado.

Un punto importante para destacar es que todos los gongs no están fabricados ni terminados de la misma forma. Los Gongs de Paiste, Meinl, Tone of Life o Oetken con aleación de alpaca tienen un acabado más brillante pero también sacan a la luz más rápidamente las huellas de dedos, arañazos o marcas de corrosión. Los gongs asiáticos con aleación de bronce son más sufridos, no tiene acabado brillante y por este motivo es más difícil ver las huellas y el paso del tiempo. A no ser que limpies periódicamente tu gong con productos abrasivos (algo que no aconsejo), este irá mostrando el paso del tiempo que suelen ser en la mayoría de los casos, una bonita pátina más oscura que no afea para nada el Gong.

¿Cómo influye la suciedad en el sonido?

Ciertamente las huellas de dedos no interfieren nada en el sonido del gong, tan sólo en el aspecto estético, pero la suciedad acumulada actúa como un apagador del sonido. Vamos a explicar esto: Si tu Gong tiene algunas huellas y algo de suciedad, no tienes por qué preocuparte, no vas  notar nada en el sonido, pero si tu gong tiene verdadera suciedad, piensa que son partículas “pegadas” al gong y que actúan como un “dampening” y apagará los armónicos más agudos.

Prevención y mantenimiento

Estas son algunas precauciones que te aconsejamos tengas en cuenta:

  • El uso de guantes de algodón cada vez que manipulemos el gong (no cuando toquemos, claro). Esto ayudará a quitar las huellas de tus dedos.
  • Tener siempre un paño suave de algodón para limpiar el gong de posibles manchas o huellas cuando terminemos de usarlo.
  • Guardar en una funda o cover cuando terminemos. Esta es la mejor forma de prevenir posibles daños mientras no se utiliza.
  • Bolsitas antihumedad o bolas antihumedad si el gong está en lugares con humedad o en sitios costeros.
  • Tu Gong viene de fábrica con una fina capa de cera que lo protege de la oxidación y de la suciedad. Esta capa se va perdiendo con el tiempo y algunos fabricantes como Paiste recomiendan que se vuelva a aplicar. Una cera fluida para madera suele dar buenos resultados. Prueba en la parte posterior y una vez hecha la comprobación aplicar en sentido de los surcos si los hay.

Limpieza del Gong

Antes de nada te aconsejo que uses guantes de látex. Esto te protegerá si utilizas productos químicos y también al gong de tus propias huellas durante la manipulación.

  • Huellas de dedos. Esto es lo más fácil de limpiar. En estos casos el uso de zumo de limón es suficiente para quitar las huellas de dedos en tu Gong. Estas huellas son producidas por la grasa corporal de nuestro cuerpo y el limón como el desengrasante más natural, suele ser suficiente para eliminar las huellas. Cómo todos los gongs no tienen la misma aleación, prueba en la parte posterior para ver cómo reacciona tu gong al limón. Una vez terminada la limpieza, asegúrate de secar a conciencia el Gong.
  • Gongs con suciedad. Si lo que tu Gong necesita es una limpieza “normal” y algo de brillo, los limpiadores de metales dan muy buen resultado. El Meinl Limpiador para Gongs da buen resultado y es una combinación de limpiador y pulidor. Lo único que debes hacer es seguir las instrucciones de uso. Te recomendamos que quites la cuerda para este trabajo.. Ahora bien, si el gong está verdaderamente sucio, lo primero que te aconsejamos antes del pulido es que utilices un cepillo de dientes antiguo y un poco de agua tibia para sacar la suciedad incrustada. Una vez termines, seca extremadamente bien el Gong y aplica el limpiador Meinl para el pulido.
  • Gongs con marcas de humedad. La humedad en los sitios costeros, la humedad en el ambiente o incluso nuestra propia respiración si estamos muy cerca del Gong, puede producir manchas de humedad. Este es un problema que algunas veces tiene poca solución. Si la marca es leve prueba con el limpiador de Meinl que tiene una parte de pulidor, pero si la huella persiste o es más profunda, muchas veces he utilizado el pulidor de metales de Titanlux. Como siempre, haz una pequeña prueba en la parte trasera del Gong para ver cómo se comporta la aleación de tu Gong.
  • Marcas de flumies. Otro clásico. Como prevención te aconsejo que siempre que compres un flumie, antes de utilizarlo lo laves con algún jabón, pero si tu gong ya tiene marcas utiliza el sistema que más arriba explicamos para “Gongs con suciedad”.
  • Mi Gong se parece más a un tapacubos que a un Gong. No te compliques, hay que hablar con el fabricante (si es de las marcas europeas) y enviarlo para una puesta a punto. El coste del transporte y del trabajo suele merecer la pena.

Por último quería decirte que un Gong no tiene por qué tener “heridas de guerra” pero no le afecta nada en su sonido si tiene huellas o pequeñas marcas. El Gongs es un instrumento vivo que usamos, utilizamos y con los que en muchos casos, trabajamos y el que no tenga ninguna marca, no debe obsesionarnos. Cuida pero disfruta de tu Gong.

Aquí tienes algunos enlaces sobre limpieza de Gongs que encontramos interesante:
Broden Oetken
Ollihess


José Manzanares
Especialista de Producto en TamTam Percusión